lunes, 17 de noviembre de 2014

El templo de los 1000 budas (Buddha Tooth Relic Temple)

Como ya dije en mi anterior entrada, la religión mayoritaria en Singapur es el budismo, en sus múltiples facetas. Mi primera impresión es que la gente es bastante religiosa, sobre todo los indúes y los malayos, pero además es bastante supersticiosa. Por todos lados se venden horóscopos y amuletos, y también abundan los centros de reflexología y cosas similares. 

Para la gente que sí es religiosa hay multitud de templos. En Chinatown, por ejemplo, hay uno chino, uno taoista y una mezquita. El chino es el más impresionante. Es el Buddha Tooth Relic Temple

Desde fuera ya se ve que lo han construido conservando el estilo de los templos antiguos. 





La puerta está protegida por dos estatuas de aspecto agresivo.






Al entrar, hay un lugar para poner incienso y recoger donativos. No sé cuál es el propósito exactamente de esta tradición, pero sinceramente tampoco sé cuál es el de las velas en la iglesia. En cualquier caso indagaré y contaré. 




Y después el salón principal, donde acuden los devotos a entonar cánticos junto a los monjes del templo. Habitualmente hay bastante gente, y repiten continuamente mantras. Algunas personas simplemente llegan, se arrodillan y se van al momento.

Hora de cánticos



Hay distintas horas para los rezos, comenzando a la 4:30 de la mañana con la ceremonia de apertura. Me he hecho el firme propósito de ir a grabarla un día, pero aún no he decidido si es mejor madrugar o trasnochar. En cualquier caso promete ser la más interesante. 

El salón principal lo presiden unas estatuas de buda. El tamaño no se aprecia bien en la foto, pero son bastante grandes.




Rodeando todo el recinto se encuentran los budas en la pared, y a lo mejor me he quedado corto al estimar que son mil. Aunque parecen todos iguales a simple vista no lo son. Varían pequeños detalles como la posición de las manos o si sujeta algún objeto. Mirarlos todos en detalle llevaría media vida.




Detrás del salón están los budas protectores de cada signo del Zodiaco. Estos budas los puedes "apadrinar" para que te den suerte, por unos 80$. A cambio ponen tu nombre en la lista de benefactores. Cada uno es diferente y sostiene algo diferente en las manos. El que más me gustó es el del gallo, que ni siquiera es humano (ni gallo tampoco).



También en esta parte trasera hay un lugar para el rezo.



De ahí pasamos a subir plantas. Arriba hay un pequeño museo del budismo, donde te van explicando cosas como la vida de Siddharta Gautama, y cuestiones como el karma o la reencarnación. Aquí es donde se aprecia la parte más mística-religiosa del budismo, ya que hablan de cuestiones metafísicas. Por suerte, todo en inglés. Francamente, lo que dicen lo podéis ver también en la película El Pequeño Buda



También hay, evidentemente, infinidad de estatuas de muchos tipos. Sobre todo representan distintos budas.








Incluso hay una estatua del famoso gato que mueve la mano, aunque inmóvil.



Este gato es en realidad una tradición japonesa, el Maneki Neko o gato de la suerte. Se encuentra por muchos sitios, incluyendo adornos cutres como los que conocemos en España. Si lo sigo viendo recopilaré información y os hablaré de él también. Por ahora quedaros con que da mucha suerte y es muy feliz.

Aparte de budas hay infinidad de reliquias de dioses, demonios y muchas otras cosas.






















Finalmente, en el tejado hay un jardín donde relajarse y seguir con el rezo. Allí se encuentran las estatuas de Buda dedicadas a todos los patrocinadores del templo





En el jardín hay un molino de rezar, que viene a ser como un rosario a lo grande, que te ayuda a mantener la concentración mientras rezas.


video


Además hay otras zonas que no se pueden fotografiar, y que os dejo que descubráis viniendo a Singapur. También hay, como no, una tienda donde comprar regalos, amuletos, libros sobre el budismo y demás. 

Tanta tienda y tanta estatua también me dio que pensar. En Occidente los progresistas nos quejamos mucho de los lujos que tiene la iglesia católica, mientras predica la austeridad y la beneficencia. El budismo, por otra parte, es una religión muy bien considerada en ciertos sectores progresistas. ¿Será que es realmente diferente o que al estar lejos no vemos sus desmanes? 

No hay comentarios: